Hoy una gallina y anteayer un gallo; ya veo bien un duelo, aunque me lo callo.


Hoy una gallina y anteayer un gallo; ya veo bien un duelo, aunque me lo callo.
Se pone en boca del que entrevé un peligro en las señales que van ofreciéndose. También alude al que, pudiendo hacerlo, no pone los medios para evitar un hecho adverso.

Diccionario de dichos y refranes. 2000.